lunes, 5 de julio de 2010

Andrea Jeftanovic

Andrea Jeftanovic nació en Santiago de Chile en 1970. Socióloga de la Universidad Católica de Chile. Actualmente está finalizando un doctorado en Literatura Hispanoamericana en la Universidad de California, Berkeley. En 1997 realizó una pasantía de un semestre en la Escuela de Letras, de Madrid. En 2000 publicó la novela Escenario de Guerra, que obtuvo en 1999 el primer lugar en los Juegos Literarios Gabriela Mistral y en 2000 el premio del Consejo Nacional del Libro a la mejor novela publicada. Y actualmente ha sido reditado en España por Ediciones Baladí, es un libro fantástico y merece la pena dedicarle este post.
No es casual que la novela de Andrea Jeftanovic lleve por título Escenario de Guerra ni que se estructure en actos, ni que algunos de sus capítulos tengan títulos con claras referencias al mundo teatral: Función a solas, En gira permanente, Ensayo general, Tras bambalinas o Puesta en escena. No es casual porque estamos ante la representación, y entendamos por representación, la mímesis de la propia vida o el propio yo. Es curioso, esta es una sensación a posteriori, objetiva, post lectura: un análisis, ya que mientras estás sumergida entre las páginas de la novela, no tienes la sensación de que haya un escenario, más bien esa voz, esa niña, esa mujer, ni siquiera podría decir personaje, porque es mucho más real, llena toda la escena. Su parlamento, su prosa, sus recuerdos se graban en nuestras almas, los sentimos como propios, sin tiempo para boquear, sin darnos tregua… Como un grito que en la noche que nos susurrara en sueños. Así, esta novela desviste capa a capa, las viejas rémoras acumuladas por años, con polvo que cubre en secreto las líneas de las manos, que pocos se atreven a leer. Echar la vista atrás, desmigar la infancia, sopesar a los padres, descubrir, si se estaba o no equivocada.

«El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional» leo en el último ensayo de Haruki Murakami, y pienso en el personaje del padre, que ha elegido ese sufrimiento condenatorio, del que no ha podido escapar desde su propia infancia. Anclado en un recuerdo, en la esfera de un reloj, en el tic, tac que marca la línea entre la inocencia y la pérdida para siempre de la identidad. En esa jungla de la memoria, este hombre construye un mundo limitado en el que el miedo cerca todo lo conocido. Su hija, mientras, intenta escapar, comprender el ser que le correspondería por herencia, y que su padre trata de enterrar sin conseguirlo del todo. Ella, también, al igual que su padre, rememora, rumia cada uno de los trocitos de espejo de su propia infancia. Intenta lograrlo, intenta salir adelante con las cargas de la sangre, para dejar de sufrir por propia voluntad.
La sangre ajena y propia como hilo conductor de una novela tan dolorosa como evocadora. Una historia dura, esculpida en cada página por un cincel hecho a base de poderosas imágenes, tan hermosas, como tristes, certeras e hirientes, que van rasgando las páginas, una a una, línea a línea, para inventar un código de huída, para salir de uno mismo y lograr encontrarse frente a frente en el escenario de la vida, de la guerra, cara a cara con los personajes que nos han marcado, los que importan, aquellos a los que amamos y odiamos. Aquellos que nos han preñado de nosotros mismos, y de los que, desembarazarse es francamente difícil. Dejarlos ir, parirlos o no, para sacarlos de dentro, para mirar la vida, por fin, con otros ojos, con los propios, aunque la experiencia nos haya trastocado tanto, que quizá eso sea prácticamente imposible, una ilusión óptica. Un parpadeo, y uno descubre que no es quien creía ser, pero entiende por qué…

En definitiva, una novela viva, que mira hacia atrás para poder mirar hacia adelante, que se pierde en las miradas congeladas de los rostros del recuerdo. Poesías entre las páginas, sonora voz que emerge de lo más profundo del sufrimiento que se quiere abandonar. La terapia de la melancolía que trenza la historia que se quiere ordenar y contar, pero que escapa a lo temporal como un animal herido corre a refugiarse en las profundidades de la tierra.
Palabras contra el dolor, dolorosas palabras.

Wer

viernes, 19 de febrero de 2010

MONTSE BERNAL



Las ilustraciones de Montse Bernal son como fotos pintadas que una misma guardara en su caja de zapatos: chicas calladas, valientes, que sonríen, que te miran, que te mienten, que te aman, que te olvidan… cobrando vida, grabándose en tus pupilas como si fueran viejas conocidas o trozos de ti misma. Al menos eso puedo decir de las mujeres dibujadas que alumbran o deslumbran las páginas de la novela La piel afilada de Josan Hatero.


Pero, el trabajo de Montse Bernal, no se queda aquí, en las ilustraciones por las que yo la he descubierto. Resulta que sus ninfas, sus retratos y sus trazos han estado volando a mi alrededor por revistas, suplementos y publicaciones, sin que a penas me apercibiese de ello. Podéis encontrarlas una a una, con la mirada fija en quien las mira o en quien deja de mirarlas, en el pasar de las páginas del dossier de La Vanguardia, dos de los libros de Millás, la revista Woman o Forbes.
Aunque suele trabajar mucho en publicidad con clientes como: Niké, BMW, Camper, Women´Secret o Custo, ella misma asegura que: “La publicidad es un campo en el que no me siento muy cómoda debido a los ritmos de trabajo y exigencias que comporta. Mi ilustración es muy elaborada y necesito tiempo para trabajar en ella y sentirme satisfecha con el resultado”. Sin duda, la perfección que persigue, es la perfección que alcanzan sus retratos con vida.


Wer

viernes, 4 de diciembre de 2009

PNITAS

Esta artistA (con la A muy grande) extremeña es una chica escondida bajo un pseudónimo que describe su trabajo. Todo un ejército de dibujos y pinturas de figuritas de mujeres expresándose en escenas de amor, sexo, pena de corazón y mucho pelo.

video animación "Quiero lluvia de colores pa teñirme el pelo gratis"

Resulta muy difícil despegar su trabajo de la fuerte implicación que lo acompaña. En su web explica con sus propias letras y frases la redefinición de la imagen de la mujer que le motiva para pintar, muy alejada de la que insinuan los medios. Debajo de cada ilustración de Pnitas se encuentra una visión altamente personal de la feminidad: viva, real, con curvas, expresivas siempre con la boca y unas marañas de pelo en variaciones infinitas. En muchas ocasiones el enfoque resulta sexualmente explícito y visualmente muy impactante.


Sus colores vivos y brillantes se expanden por todo un universo de formas: bolsos, chapas, pegatinas, animaciones, pintadas, camisetas... todo un torrente de penitas llegan a exposiciones, cafés y tiendas de Roma, París, Berlín entre otros y a todos los portales y herramientes que internet provee de promoción (incluída una tienda online). Basta poner en google las Pnitas para que aparezcan mil direcciones por donde esta extremeña ha distribuido su pequeño ejército.
RAkelly


lunes, 28 de septiembre de 2009

ROCÍO PINÍN

Rocío Pinín es una ARTISTA con mayúsculas, se atreve con la ilustración infantil, la fotografía, los grabados, las proyecciones… Asturiana de nacimiento, técnico superior en artes plásticas, diseño de grabado y técnicas de estampación, combina sus trabajo como colaboradora en el programa Nombres de Asturias de la RPA con proyectos y exposiciones más personales.



Estas dos ilustraciones son del libro Lías. Aprendiz de contador d’histories. En este enlace encontraréis un video en el que la autora explica la técnica de sus ilustraciones y sus influencias.

Removibles y significantes son algunos momentos de nuestra vida. Con el título “…para nunca llegar a la orilla.”, esta exposición nos muestra imágenes y textos que ahondan en la busqueda de uno mismo, de nuestro camino, que nunca acabamos de encontrar, pues la orilla se hace imposible en un mar inestable difícil de navegar.



Una de sus últimos montajes, A solas es una proyección que reflexiona sobre la amistad. Nos cuenta la relación de dos amigas que se mantienen unidas e intactas ante el paso de los textos, los colores, las imágenes... la vida y sus circunstancias.


Wer

miércoles, 8 de julio de 2009

JENNY MEILIHOVE

"tengo 1 gato
1 novio
1 tienda
2 zapatos amarillos

sé féliz todos los días!
:)"

Así resume esta artista israelí su biografía como artista después de contarte que fue una alumna sobresaliente en la academia de arte y diseño de Bazael y dedicarle unas 4 líneas a describir a su gato blueskii.
Su creatividad fluye orbitando en los campos de la ilustración, pero cómo esos niños que se les escapa el lápiz por las paredes de su casa a Jenny se le escapa entre bolsos, calendarios, pequeños libros, plastilinas y animaciones.

Se le escapa entre trabajos de tinta, pastel, acuarela o lápiz desbordando creatividad y una manera particular de diseñar sus propios mundos.




Tanta es que censuraré (muy a mi pesar) los clicks del ratón para adjuntar a esta entrada la extensa cantidad de trabajos interesantocuriosos que se encuentran por ahí. y os dejo su aquí el link a su web por si queréis ver un poquito más o comprar alguno de sus trabajos

RA Kelly

lunes, 22 de junio de 2009

ANA ZAMORA

Durante estos últimos meses, si te dabas un garbeo por Lavapiés podias ir a ver Avaricia, lujuría, y muerte de Valle-Incán en el Valle-Inclán, valga la redundancia, a cambio de una fantástica experiencia teatral. Sobresale sobre las otras dos piezas, la primera, Ligazón de Ana Zamora.

Una auténtica poesía hecha imágenes, una noche de la Galicia de las meigas, un deseo desaforado por contener la libertad en la palma de una mano mientras corre por ella el agua iluminada de un estanque en mitad de un escenario. Agua atrapada para personajes sin posibilidad de huída, que giran en torno a ella, cercados por los fulgores de un collar que no se quiere. Luces y sombras por encima de la noche, afilada rueda que da vueltas con un destino certero de chispas y lamentos, afiladora de tijeras, premonitoria de la muerte.


Una apuesta, la de Ana Zamora, que deja el corazón lleno de claroscuros, que deja en la boca, la sangre y el deseo de sentirse libres. Para más señas madrileña, nacida en 1973, titulada Superior en Dirección de Escena por la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, con una docena de obras a sus espaldas. En el año 2001 funda Nao d'amores, colectivo de profesionales procedentes del teatro clásico, los títeres y la música antigua que desarrolla una labor de investigación y montaje en torno al teatro primitivo. Casi nada…

Wer

martes, 12 de mayo de 2009

PAZ AGUADO

Poquito más que está foto recortada en blanco y negro se puede encontrar por las redes de esta mujer. Los intentos de contactar con ella se encontraron con caminos tapiados y la información que se encuentra se reduce a que esta artista de los colores y las formas estudio bellas artes en valencia y nació en el capicúa 77. Una lista de 22 exposiciones desde los 20 años arropa estos datos. Pero cómo siempre sospeché, supongo que la obra habla mejor del artista que las palabras infructuosas que se atragantan al intentar explicarla. Así que ahí van unas obras aguadas de la paz de los colores vivos.



RA Kelly

miércoles, 29 de abril de 2009

PEPITAGRILLA

Pepitagrilla es la voz de la conciencia menos pesada que existe, donde otros (acordémonos de aquel grillo verde entrometido) no paran de poner pegas, ella reinventa el color y nos enchufla una buena carga de energía y buen rollo con cada una de sus ilustraciones. Color y sonrisas para animar semblantes humanoides.

Pero Pepitagrilla es en realidad una valenciana que responde al nombre de Iris Moreno Cuesta. Hace dibujitos porque, a pesar de estudiar diseño de interiores dice que sus impulsos la llevan a hacer ilustraciones, porque quiere así contar muchas cosas en todos los materiales y formatos posibles. Sin límite.

En su página encontramos cuadros, camisetas, ilustraciones y libros. Pepita ha sido también elegida artista del mes de la revista Vulture. Pinchando aquí podéis ver la publicación.
Wer


lunes, 13 de abril de 2009

RENGIM MUTEVELLIOGLU

"hola, mi nombre es Regim y soy alcoholica.

Hace 17 años fui encontrada en un contenedor en moscú aunque soy sobre todo turca. Hace cinco años encontré una cámara en un contenedor en nueva York y desde entonces soy fotógrafa.

La información anterior es pura mentira. Dispárame soy hetero."


Así comienza a describirse Mutevellioglu y si en algo miente es presisamente en que no miente en todo. Sí qué es verdad que nació en Moscú, hace 18 años y que en su pasaporte luce la nacionalidad turca, aunque es una de esas personas que les gusta describirse como ciudadana del mundo.






Y es que a penas con 11 años, al irse a vivir a nueva York, comenzó una captura de recuerdos que empezó a atesorar a través de su cámara. Y muchas, incluso demasiadas fotografías más tarde, la vemos convertida en una reconocida arista que compagina sus clases en el liceo francés de Ankara (Turquia) con un calendario de exposiciones internacionales.


Sus imágenes rebosan cercanía, humanidad. Mantiene un ojo puesto en captar la esencia de lo que retrata y otro en la estética plástica que se merece esa esencia. Un placer degustar la sensibilidad de una persona que aprendió a mirar para que no se le escapara el alrededor de lo que estaba viviendo.



Para quien quiera indagar más a cerca su manera de percibir puede ver sus trabajos en behance, flickr o deviantart (puntos de encuentro de la imagen de la generación 2.0)


RAkelly